Iniciación

Programa de iniciación temprana

Programa de iniciación temprana

Es un término acuñado por la Neuropsicología, y que consiste en estimular las capacidades innatas que tienen los niños para aprender con facilidad, teniendo en cuenta los distintos períodos sensitivos y cognitivos del niño, y empleando contextos lúdicos y amables. En realidad es enseñar a los niños jugando. La escuela infantil Las Gaviotas, no podemos estar más de acuerdo.

A través de colores, formas, sonidos y otros estímulos sensitivos se consigue que el niño, desde que nace, estructure óptimamente su capacidad cerebral y psicomotora.

Así, las variaciones de las primeras sensaciones o experiencias se traducen en variaciones en la organización cerebral. Porque si bien es cierto que la inteligencia está determinada en gran parte por el código genético de la persona, es aún más cierto que ésta no se desarrolla sin una adecuada estimulación en las etapas más tempranas de su crecimiento.

Para la escuela infantil, los principios son claros: no hay desarrollo si no hay estímulo, y el desarrollo óptimo se consigue con estímulos óptimos.

El programa de estimulación temprana se basa principalmente en:

  • Favorecer el desarrollo global del niño, ya que se considera la clave del desarrollo de la inteligencia.

  • Permitir conocer mejor al niño y establecer unos vínculos.

  • Facilitar la comunicación con el niño.

  • La estimulación debe realizarse a través de todas las actividades diarias del niño y se realiza en el desarrollo físico, mental y emocional de los niños.

  • Permite dar más oportunidades para que se manifieste todo el potencial que el niño lleva.

  • Tiene que ser un motivo de juego, de felicidad, una forma divertida de estar. La estimulación debe de ser diaria y la actitud personal ante los niños es la de aprovechar el máximo de oportunidades y crearlas realizando todas las actividades jugando, con alegría y mucho cariño.

    El método de estimulación es un método de estimulación de capacidades motoras y sensoriales desde sus niveles funcionales básicos hasta su expresión más sofisticada a nivel cortical.

    La expresión final conduce a la capacidad de lectura, comprensión del lenguaje, cálculo matemático, habilidades motoras con lateralización completa, lenguaje hablado bien estructurado y escritura con lateralización. Todas estas funciones se corresponden con áreas cerebrales específicas.

Lo que pretendemos es favorecer la expresión máxima del potencial de cada niño, que adquieran una estructura y organización neurológica óptima que les servirá para siempre y en todo lo que haga.